3.14.2016

La pintura

Adentrarse en el mundo del color es adentrarse en el mundo de las sensaciones más sutiles.  Un universo palpitante de tonos, matices, saturaciones, tintes, temperaturas, opalescencias, texturas y opacidades que se entretejen a memorias silenciosas, emociones, melodías...
En un lenguaje más allá de la palabra es acceder y crear la memoria sutil.
Observar una pintura, por tanto, potencia un estado infinito de tiempo, instante inaugural de la percepción y la reacción del cuerpo al estímulo cromático.

El acto de pintar es útil para conocer un poco más íntimamente las temperaturas y sutilezas de lo que se pinta.

La pintura permitiría la experiencia de lo intangible, pues es el medio ideal para materializar imágenes, fantasmas, sombras, luces, sueños y memorias...hacer visible lo invisible.

La pintura provoca y favorece la manifestación de la Psique ayudando a poner en movimiento los mecanismos de percepción más ocultos.



鏡花水月
El reflejo de una flor en el espejo, el reflejo de la luna en el agua
visible pero inmaterial, la belleza sutíl pero profunda que no puede ser descrita con palabras.

11.05.2013

traducción de poema Haiku


夕霜に
暇無き鴛の
羽音かな

Yuu shimo ni
hima naki oshi no
haoto kana

En la escarcha nocturna
el sonido del aleteo
sin descanso los patos



Es difícil intentar traducir tal poema, si bien la lengua japonesa es acotada en fonemas, está llena de matices y expresiones que significan estados de ánimo y actitudes perceptivas.   Me encuentro leyendo este poema dentro de un cubo de concreto y vidrio (biblioteca universitaria), y si bien el poema describe una escena ínfima y es muy acotada, el poder evocador me envuelve en un momento meditativo, una bocanada de aire para la imaginación... puedo recordar la escarcha, algunas noches escarchadas frías y silenciosas en Kyoto, en la orilla del Río Kamo se puede ver las sombras de los patos, el reflejo de las luces en el agua trémula y se siente la frescura del sonido cuando sacuden sus alas.   El poema se me presenta casi como un pensamiento propio, una alucinación.
El autor de este Haiku es conocimdo como Sögi  宗祇,  fue un poeta japonés y monje Zen del Templo Shokokuji de Kyoto que vivió en la Era Muromachi (1330 - 1570), es considerado el mejor exponente de la poesía Renga; donde dos o más poetas colaboraban en la creación del poema.